FAPA Valencia se reúne con el Secretaria Autonómico de Educación

IMG_20160624_102534828_HDR

El presidente de FAPA-València, Màrius Fullana, se ha reunido con el secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, para tratar diversos asuntos del interés de las familias. Fullana, que ha estado acompañado de la secretaria general de FAPA, Ester Concepción, y de Eulalia Villanueva, miembro de la Ejecutiva, ha criticado el retraso en la normativa y la implantación problemàtica, y ha mostrado su preocupación por el hecho de que hay centros públicos que han manifestado su intención de no crear bancos de libros, a pesar de la obligación legal que hay. También ha advertido sobre centros donde se está dando una información errónea a las familias, como que no se costearán los manuales nuevos por la implantación de la LOMCE en segundo y cuarto de ESO.

También se ha mostrado preocupación porque los centros no reciban dinero a tiempo para comprar los nuevos libros, ya que ni tan siquiera han cobrado el presupuesto para el funcionamiento ordinario desde enero. Igualmente, se ha senñalado que en muchos centros no están llevando a cabo los bancos como comunidad educativa, con  la participación de las familias en la forma de organización.

El secretario autonómico ha asegurado que la partida estará a tiempo y ha remarcado que hay que cumplir la norma y también ha explicado que en los concertados no es preceptivo porque la Confederación Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA) ha recurrido la Orden ante el Consejo Jurídico Consultivo para eludir la obligatoriedad. No obstante, ha aclarado que las familias de los concertados participantes deben devolver los libros, aunque no se pongan en marcha bancos, y que esos libros pasarán a la red pública, en referencia a las indicaciones de algunos centros a los padres de que no es preciso llevar los materiales.

Se ha puesto de manifiesto la gran ayuda que ha supuesto la creación de un grupo de trabajo específico sobre el banco de libros con la participación de los representantes de las AMPA, que ha servido para aprovechar su experiencia en la puesta en marcha de sistemas de reutilización. En este sentido, la FAPA ha propuesto extender la experiencia a otras normativas que normalmente se presentan ya redactadas para que es trabajen los proyectos desde el principio, una idea bien acogida por el secretario.

En cuanto a las infraestructuras, la FAPA se ha quejado del retraso que llevan algunos centros y Soler se ha referido a aspectos burocráticos que han retrasado las obras, per lo que las previsiones del primer listado (nueva construcción, ampliación o reforma integral) llevan un retraso de unos meses. En este sentido, ha anunciado la constitución de una Subdirección General de Infraestructuras y de un Servicio de Contratación específico, así como la dotación de personal para esta tarea, para agilizar los trabajos, lo cual ha sido bien valorada por la Federación.

Fullana ha preguntado por qué no se han ocupado ya instalaciones acabadas como los centros de El Perelló y Paiporta, que sustituyen barracones. Soler ha explicado que ha sido un problema relacionado con la intervención por un incremento presupuestario que ya está resuelto. Así mismo, se ha comprometido a dar información en septiembre de las obres que se ejecutarán en ese trimestre final del año, ya que la FAPA le ha recordado que todavía espera información de las actuaciones previstas en el tercer listado (obras menores) que afectan a más de 400 centros.

Los representantes de los padres y madres también se han referido a la necesidad de actuar en los centros con fibrocemento y de contar con la información de las obras previstas, la mayoría de las cuales están, según el secretario, en el tercer listado.

También se ha criticado el retraso en las becas de comedor y se ha solicitado que se continúen subiendo para que lleguen a más familias, ya que actualmente el límite de renta es muy bajo.

Sin deberes

Por otro lado, la Federación, favorable a la eliminación de los deberes ha mostrado a la administración su preocupación por el exceso de tareas en muchos centros y la desigualad que supone llevarse trabajo a casa, porque no todas las familias pueden apoyar a sus hijos, per cuestiones laborales, económicas o de su nivel formativo. Soler, que se ha mostrado de acuerdo, ha señalado que es preferible concienciar que normativizar, aunque no ha descartado algún tipo de regulación, y ha pedido a los representantes de los padres y mares su apoyo para hacer campañas. FAPA se ha ofrecido a organizar, entre otras acciones, una jornada temática sobre los deberes y ha solicitado a la Conselleria que también dé recomendaciones e información a los centros sobre la conveniencia de evitar tareas para casa.

Asimismo, se ha pedido la contratación de más personal para atender convenientemente la Educación Especial. También se ha alertado del maltrato que supone la situación de los alumnos de segundo ciclo de infantil que todavía no controlan esfínteres y se quedan sin cambiar hasta que llega un familiar porque  muchas veces los maestros se niegan a hacerlo por no formar parte de sus funciones. La FAPA ha urgido a la contratación de educadores de Infantil, que sí están en primer ciclo, i que además hacen una tarea integral de atención educativa muy importante.

Otra necesidad urgente es el cumplimiento de la Ley Valenciana de Salud que establece que los centros de salud deben enviar personal de enfermería a los centros (como si fuera una atención domiciliaria) para atender a los alumnos con necesidades crónicas o enfermedades que precisen la asistencia para normalizar su escolarización y no salir de los centros ni que las familias deban ir a la escuela. La Federación ha explicado que no se trata en todos los casos de contratar personal sanitario sino de que los centros de salud cumplan la normativa y se organicen las áreas de atención. El secretario autonómico ser ha comprometido a enviar instrucciones a las escuelas y  los centros de salud en colaboración con la Conselleria de Sanidad.

Otra cuestión ha sido la queja por el gran retraso del pago de la subvención a las AMPA, Federaciones y Confederaciones, que dificulta y pone en riesgo su trabajo gravemente, así como el hecho de que la convocatoria de ayudas de este año  todavía no ha salido, lo que obliga a trabajar sin saber si el que se está haciendo en materias como formación será subvencionado.

Finalmente, la FAPA, contraria a la impartición de religión en las aulas públicas, ha pedido que al menos se bajen las horas lectivas de esta asignatura. Soler ha hablado de una nueva regulación del currículum de las etapas para abordar la cuestión dentro del marco de la LOMCE.