Las tres federaciones participaron en el debate sobre tiempos escolares de la universitat

IMG-20170324-WA0034

Expertos de diferentes ámbitos reflexionaron sobre la jornada escolar en un acto celebrado en la Facultat de Filosofia y Ciencias de la Educación

Las familias de la Gonzalo Anaya, representadas en sus tres federaciones, La FAMPA Enric Valor de Alicante, la FAMPA- València, y la Fampa Penyagolosa de Castellón, manifestaron sus inquietudes y reivindicaron una mayor presencia de las familias en los temas educativos.

El acto fue inaugurado por el Vicerector de Políticas de Formación y Cualidad Educativa, Ramón López; por el Presidente del Colegio Oficial de Pedagogos y Psicopedagogos, Enrique Castillejo y por el Director General de Política Educativa de la Conselleria de Educación, Jaume Fullana. Todos ellos crearon el marco informativo que sirvió de antesala a las intervenciones de los expertos.

El denominador común de las intervenciones de los expertos fue aportar datos sobre la organización de la jornada escolar para ofrecer a las familias y asistentes información más precisa sobre cómo repercuten los diferentes tiempos en el aprendizaje, en el sueño, en la nutrición, en la organización de la materia a impartir, en la organización de la familias fuera ya del horario escolar.

A lo largo del turno de palabras se fueron sucediendo los pros y contras de la jornada continua y partida, aunque en su mayoría, fueron los contra los que tuvieron una mayor notoriedad en el discurso de los participantes.

También las organizaciones, instituciones, colectivos relacionados con los tiempos educativos participaron en la última parte del acto. Entre ellos, las tres federaciones que conforman la Confederación Gonzalo Anaya.

Francisco Pacheco, como representante de la federación Enric Valor de Alicante manifestó una posición equidistante, con la que reclamaba una mayor financiación para aplicar la normativa y garantizar la calidad de la enseñanza.

Por otra parte, Esther Concepción, en presentación de FAMPA València, se centró en procedimiento para el cambio de jornada escolar. “Muy rápidos, dejando de lado aspectos muy importantes, como los propios alumnos o el papel de las familias desde el inicio del proceso. También ha destacado los intereses particulares a los que obedece el cambio de jornada y cómo ha dividido a la comunidad educativa”.

Por último el presidente de la Confederación, Màrius Fullana, recogió el relevo de lo expuesto durante la jornada haciendo un llamamiento a escuchar a la comunidad educativa para llevar a cabo cambios tan importantes. Volvió a insistir en la necesidad de contar con las familias y destacó el concepto de centros abiertos para trabajar juntos en el objetivo de conseguir incrementar la calidad de la enseñanza pública.