Las AMPA piden un debate sobre las PAU que mire más allá y busque la mejora de la calidad de la educación con criterios académicos y de equidad

selectivitat

[05/06/2019] Las familias de la Confederación de AMPA Gonzalo Anaya indican que no tienen elementos de juicio suficientes para entrar en el debate sobre la conveniencia de unificar las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Profesionales y representantes del sistema educativo no se ponen de acuerdo. Según el criterio de los profesionales de la educación, no hay evidencias que un sistema sea mejor que otro; las deficiencias, si hay, tienen que evaluarse y corregirse de forma consensuada; y no hay que olvidar que en la nota de acceso pesa mucho la nota de bachillerato, y esto abre otro debate (cómo tiene que ser, diferencias de evaluación entre centros, etc.).

Sin embargo, como en otras áreas, las familias piden que las decisiones se sustenten en criterios académicos y de equidad educativa, y que las diferentes administraciones trabajen no solamente para evaluar y mejorar las pruebas de acceso a la universidad sino, especialmente, para mejorar la calidad de la educación que permita a todo el alumnado encarar esta fase, y su posible incorporación en la universidad, en las mejores condiciones posibles.

La Confederación Gonzalo Anaya defiende un sistema educativo diferente orientado a las personas, al aprendizaje integral, no solo en currículum, también en valores y otras cuestiones. Además, apuesta por un sistema gratuito y universal. Este nuevo sistema, las familias lo quieren construir “junto con la comunidad educativa y el resto de la sociedad”.

Desde la Confederación Gonzalo Anaya, se hace un llamamiento a tener en cuenta las siguientes reflexiones:

1) ¿Por qué no puede tener derecho a estudiar en la universidad cualquier persona sin costes económicos mientras cumpla con los requisitos de seguir los estudios con el que se le pide a tal efecto?

2) Seguramente habrá que planificar una distribución del alumnado en los estudios ofrecidos. Pero un estado o un país que eleva el nivel de estudios y conocimientos de su sociedad, está más preparado para mejorar la sociedad y para elevar el nivel en todos los aspectos.

3) Entonces surge la pregunta siguiente: ¿es necesaria una selectividad? ¿Se tiene que limitar el acceso a los estudios universitarios? El sistema público podría ofrecer el ingreso de todas las personas interesadas y mantener su progresión mientras sigan los estudios.

4) Nadie está cuestionando la universidad privada en este aspecto. ¿Por qué tiene que existir y estar apoyada por las administraciones públicas? Esto también pasa con la concertación a nivel de primaria y, en este asunto en concreto, de secundaria donde se están contando las notas que dan los diferentes centros educativos.

5) Las familias de la Confederación de AMPA Gonzalo Anaya quieren un debate a fondo sobre lo que implican las pruebas selectivas. Hace falta también poner encima de la mesa el significado y la orientación de los estudios en todos los niveles y la posibilidad de ofrecer enseñanza gratuita y de calidad para todas las personas en todos los niveles.

6) Así, instan pues a “plantearse para qué queremos que sirvan los estudios”. Esto también implica un debate y un replanteamiento de qué tipo de sociedad queremos, de cómo tendría que funcionar, de la construcción de una sociedad verdaderamente participativa y democrática con las personas como centro y no las mercancías. “Si hacemos un cambio en el sistema educativo, será más fácil de conseguir este objetivo”, indican desde la Confederación.