Queremos garantías sobre la capacitación del profesorado en la enseñanza lingüística

capçalera plurilingüisme-web

La educación ha de ser igualitaria. El alumnado de las zonas castellanoparlantes tiene los mismos derechos a un aprendizaje plurilingüe de calidad.

Las familias de la escuela pública vuelven a dar la voz de alarma sobre la calidad de la enseñanza que reciben sus hijos e hijas. El anuncio de la Conselleria d’ Educació que los docentes que todavía no disponen de la titulación que los capacita para impartir las clases en valenciano irán destinados en las zonas castellanoparlantes del País Valencià ha sorprendido a la Confederación de Ampa Gonzalo Anaya, que considera esta situación de paradójica después de la aprobación de la nueva Ley de Plurilingüismo.

“Las familias de la escuela pública hemos defendido desde siempre la enseñanza plurilingüe en las aulas públicas y precisamente, desde esta postura, hemos valorado favorablemente la puesta en marcha de la actual Ley de Plurilingüismo para considerarla un paso hacia adelante en la mejora de la enseñanza. Este paso, que consideramos beneficioso para la formación de nuestros hijos e hijas en una sociedad global, no es muy coherente si, al mismo tiempo, la Conselleria d’ Educació decide destinar al profesorado que todavía no tiene la titulación acreditativa de competencias lingüísticas a las zonas del País Valencià en las cuales mayoritariamente se aprende en castellano. Creemos que es precisamente en estas zonas a las que más recursos se tendría que destinar para revertir una situación de habla mayoritariamente monolingüe”, indica el Presidente de la Confederación, Txomin Angós. “Siempre hemos creído que la enseñanza plurilingüe es un valor añadido para la formación de nuestras hijas e hijos y cuántas más lenguas aprendan mejor”.

Si queremos avanzar en estas zonas, la Conselleria tendría que destinar más recursos educativos en las localizaciones que por tradición o circunstancias hayan tenido hasta ahora una educación monolingüe. Solamente así, nuestros hijos e hijas que cursan sus estudios en las zonas castellanoparlantes tendrán los mismos derechos para aprender lenguas que otros niños y niñas otras zonas. Pero, si en lugar de apoyar en los centros donde más falta hace impulsar la iniciativa lingüística, los restamos oportunidades para impartir clases en valenciano, en inglés o en otras lenguas, destinando profesorado que no está debidamente calificado, estamos dando pasos hacia atrás en el aprendizaje lingüístico.

La Confederación Gonzalo Anaya vuelve a enfocar el nuevo curso hacia la calidad de la enseñanza. Un enfoque que nos obliga a evidenciar situaciones como la comentada anteriormente, y a seguir luchando para garantizar la calidad de la escuela pública y la merma del fracaso escolar. Una enseñanza plurilingüe potencia el aprendizaje en todas las materias y ayuda a mejorar la calidad de la enseñanza. Cuántos más conocimientos tengan nuestras niñas y niños, más oportunidades tendrán en un futuro para contribuir a mejorar y superar nuestra sociedad en una más justa e igualitaria.

Las familias queremos un profesorado debidamente formado, no solamente en materia lingüística, sino que sean sabedores de contenidos actualizados en todas las materias que imparten y que disponen de las certificaciones que garanticen su competencia.

Por todo esto, pedimos que los agentes implicados piensen, en todo momento, prioritariamente en el alumnado y en un aprendizaje equitativo en todas las zonas de nuestra geografía. Todos los niños y niñas de la escuela pública tendrían que tener las mismas oportunidades de aprendizaje independientemente de la localidad o la provincia en la cual estudian.