FAMPA-València pide a la Conselleria que no recorte unidades en infantil

no-retallades1

La federación de madres y padres de la escuela pública de València alerta de que la planificación educativa está desplazando profesorado y reduciendo unidades en centros públicos donde no estaba previsto ningún cambio en la resolución de arreglo escolar para el curso 2018-2019.

El presidente de FAMPA-Valencia, Màrius Fullana, ha hecho un llamamiento al Consejero de Educación, Vicent Marzà, a quien pide reviso urgentemente que está sucediendo en el departamento de planificación educativa que a estas alturas está comunicando la eliminación de unidad en infantil no previstas en el arreglo escolar del curso 2018-2019. Pide además que se paralice cualquier proceso extraordinario de supresión de unidades que se está produciendo a estas alturas en determinados centros públicos y que prevé el desplazamiento de maestros de las plantillas de educación infantil fuera de cualquier norma regulada. En centros como por ejemplo, el CEIP Cervantes y el Sant Francesc de Borja de Gandia, Blasco Ibáñez de Moncada y el Villar Palasí de Burjassot, entre otros, se les ha comunicado de la supresión de unidades lo que comporta el desplazamiento entre uno y dos maestros de infantil, algunos de ellos de apoyo de necesidades educativas especiales. Centros que en muchos casos están al límite de la ratio regulada.

“La planificación educativa la realiza la Conselleria en su momento, ahora no puede continuar recortando lo que no estaba previsto. La oferta pública está publicada ya en todas los centros públicos en el momento en el que se abre el proceso de admisión, cualquier modificación ahora mismo, es engañosa para las familias”, denuncia Fullana.

FAMPA-València insiste en no querer más recortes en educación pública, considera que es el momento de revertir la situación y convertir la escuela pública en eje vertebrador de la enseñanza porque es la única que garantiza la igualdad de oportunidades. “La escuela pública se está convertido en subsidiaria de la concertada y esto es lo que no puede continuar haciendo la administración pública”, explica Màrius Fullana.

FAMPA-València ha pedido urgentemente una reunión con el Director General de Política Educativa, Jaume Fullana, para que explique y paralice esta decisión que está generando malestar en las comunidades educativas y confundiendo a las familias.